En muchas ocasiones las empresas necesitan tener ideas para solucionar problemas que se les presentan, buscar alternativas a determinadas situaciones y mejorar todos sus ámbitos. Para ello, cuantas más propuestas, mejor será la solución dada al problema en cuestión. Además, de esta forma se evita caer siempre en las soluciones comunes.

La improtancia del trabajo en equipo en las empresas

De aquí nace el brainstorming, es decir, la técnica entre diferentes personas de un grupo para conseguir crear nuevas y diferentes ideas sobre un tema en concreto.  Esta interacción entre diferentes personas lleva a una conseguir ideas o soluciones mucho más creativas como resultado del trabajo en equipo.

¿Para qué sirve el brainstorming?

  • Generar una gran cantidad de ideas frente a un tema en común.
  • Mejorar la creatividad de un grupo o equipo de trabajo.
  • Buscar nuevas soluciones a problemas que se salgan de lo común o típico dependiendo del problema en concreto que se esté enfrentando.

El brainstorming : pros y contras 

Como ya hemos adelantado hasta ahora, esta técnica ofrece grandes beneficios para las empresas entre los que cabe destacar:

  • Mejora la creatividad y el trabajo en equipo entre los diferentes miembros de un departamento o de una empresa.
  • Es muy útil para tratar temas muy concretos.
  • Las ideas de una persona pueden inspirar las ideas de otra persona y entre todos puede dar resultado una solución conjunta formada por las ideas u opiniones de todos los miembros.

Sin embargo, no todo es bonito en el brainstorming. También tiene puntos negativos que debemos destacar:

  • Determinadas personas por su tipo de personalidad puede que se vean afectadas por trabajos en equipo de este tipo. Es decir, una persona tímida puede tener grandes y brillantes ideas que puede que en una sesión de este tipo no salgan a la luz por su personalidad.
  • Si no hay una persona que se encargue de la organización de la sesión de Brainstorming puede que no salga nada reseñable de la misma.
  • No es válida esta forma de trabajar para todos los negocios o incluso culturas.

el brainstorming dentro de la empresa

¿Cómo ponerlo en marcha en tu empresa?

Este tipo de técnicas son muy utilizadas en grandes empresas o incluso en multinacionales. Sin embargo, las pequeñas empresas también pueden desarrollarlas para conseguir desarrollar el máximo potencial de todos y cada uno de sus empleados. Para ello, hay que tener en cuenta un par de detalles.

En primer lugar, dales a todos los miembros del equipo la importancia que se merecen. Es decir, escucha las propuestas de todos ellos, déjales participar y que se impliquen en la toma de decisiones para resolver el problema que se pretende tratar.

Ayuda a que todas las personas del equipo se involucren, den sus opiniones y finalmente decidan una solución consensuada entre todos, será la mejor forma de conseguir resolverlo.

Animar a la innovación y a la colaboración entre los miembros del equipo puede ser fundamental para mejorar el rendimiento y la productividad de tu empresa.

¿A qué estás esperando para ponerlo en marcha?